Declaración de Creencias

Nosotros creemos que los libros de Génesis a Revelación contienen el corazón y la mente del Único Dios Verdadero que se revela a toda humanidad por el medio que él ha escogido: Su palabra. "... nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda." (2 Pedro 1:3) para que podamos conocerlo y manifestar Sus cualidades al mundo. Dios quiere que nosotros seamos "imitadores" de Él, y Su característica mayor es amor. Conocemos esto de Su Palabra, que es "La Verdad", que es la única fuente realística.

Creemos en las siguientes enseñanzas cruciales de la Biblia, crucial porque el mal entendido nos distrae de una vida con calidad, es decir, su habilidad de saber, amar, y servir al Único Dios Verdadero y a su hijo Jesucristo.

La Palabra de Dios de Génesis a Revelación es "inspirada" (2 Tim 3:16), perfecta en su escritura original, sin defecto o contradicciones y provee el único y constante fundamento para la fe. Es posible entender cada versículo cuando se aplica lógica y principios lingüísticos de interpretaciones bíblicos en conjunción con el espíritu de Dios en nosotros.

Dios, el creador, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, es "El Único Dios Verdadero " (Isaías 45:5' Juan 17:3). Él se distingue de otros dioses dándose el nombre "Yahweh" en que se define en Éxodos 34:6. Él se ha comprometido a nosotros per medio de las escrituras, diciéndonos qué irá a hacer y qué no irá a hacer.

Jesucristo, el último Adán, es el único hijo engendrado del Dios Verdadero. Él nació de la virgen María, vivió una vida sin pecado, sufrió y murió como el pago de todo pecado de todos los hombres. Después Dios lo resucitó de los muertos y lo exaltó a la posición de "Señor" y la "Cabeza" de la Iglesia, los miembros componen su Cuerpo.

El "Espíritu Santo" es simplemente otro nombre para el Dios Verdadero (El Dador), mientras "espíritu santo" es el don de la naturaleza divina de Yahweh que el Señor Jesucristo le da a una persona cuando él es salvo (renacido). También se llama "el espíritu de Dios," "el espíritu de Jesús," "el espíritu de la verdad," etc. Las nueve "manifestaciones" (1 Cor. 12:7-10 el don de Dios "espíritu santo") son disponibles, deseables, y provechosas a cada creyente que opere por fe, juntamente con el vigorizante de Dios. Son las evidencias externas de la realidad interna del don del espíritu santo.

Hoy, en la "Administración del Secreto Sagrado" (Efesios 3:9), la salvación es exclusivamente permanente para ellos quien han confesado a Jesucristo como su Señor y creen que Dios lo levantó de los muertos, él es "salvo," "renacido de semilla incorruptible," "sellado," "ungido," "arropado con poder de arriba," y "bautizado con el espíritu santo." Este bautismo en el espíritu santo (1 Cor. 12:13) es "un solo bautismo" de Efesios 4:5.

Si una persona muere, la vida que tenía se le va y él ya no existe en ningún lugar en cualquier forma. Él se queda muerto (en sentido figurado: "dormido") hasta que sea despertado en la venida de nuestro Señor Jesucristo cuando él venga por su Iglesia en el aire y seremos juzgados por recompensas. Los creyentes del Viejo Testamento y la Tribulación serán despertados en la venida de nuestro Señor Jesucristo al mundo. Todos los demás que han vivido serán despertados después del Reino Milenario y serán juzgados para vida eterna o muerte eterna. La única esperanza para todos esos que han muerto es la resurrección de los muertos por el Señor Jesucristo, él mismo el "primogénito de la resurrección" (Col. 1:18).

Sí hay una distinción espiritual entre la Iglesia del Cuerpo de Cristo e Israel. La "Iglesia del Cuerpo de Cristo, el cual los creyentes pertenecen, empezaron en el Día de Pentecostés (Hechos 2) y se terminará en la reunión (arrebatamiento) de todos los cristianos (1 Thes. 4:13-18), seguido por un periodo de la tribulación para Israel y luego El Reino del Milenario de Cristo aquí en el Mundo. El "misterio" (mejor traducido, "El Secreto Sagrado") que fue revelado en Efesios es que la Iglesia del Cuerpo de Cristo es constituida de los dos antiguos Judíos y antiguos Gentiles. Juntos son coherederos, copartícipes y miembros de un cuerpo compartido-"un nuevo hombre" -y no son "Ni Judío ni Gentil". Este secreto no es revelado en el Viejo Testamento, Los Cuatro Evangelios, o en el Libro de Revelación. El Señor Jesucristo progresivamente lo hizo saber al Apóstol Pablo cuando él escribía las Epístolas de la Iglesia (Romanos hasta Tesalonicenses), en que forma el núcleo de las Escrituras escritas ha y de la Iglesia.

El Señor Jesucristo es la Cabeza sobre todos los asuntos de la Iglesia, Su Cuerpo. Los líderes de la Iglesia, proceden su autoridad para servir nada más como ellos caminan dignos de su llamamiento hasta el fin de sus caracteres piadosos y se ganan su reconocimientos y respeto por medio de sus ejemplos a quien sirven.

Dios es amor. Él es bueno y justo. De ninguna manera Él es responsable por maldad, pecado, o sufrimiento. Cuando el primer Adán hizo su decisión de libre albedrío a desobedecer a Dios, él trasladó su dominio dado por Dios hacia el mundo al Diablo (Lucas 4:6). Este Satanás es "ahora el dios de esta edad" (2 Cor. 4:4). Ahora el mundo está debajo de su influencia demoníaca (1 Juan 5:19) y es él quien adquiere el poder de la muerte (Heb. 2:14). Cuando el Señor Jesucristo, el "Último Adán," venga otra vez, él nos rescatará de este "presente, mundo malvado" (Gál. 1:4) y eventualmente destruirá al Diablo y pondrá un alto a toda maldad y perdición.

Creemos que la intimidad sexual pertenece sólo dentro de la relación marital de un hombre y una mujer. Es voluntad revelada de Dios para la humanidad, según la definición de Dios en Génesis 1 y 2, y afirmó por Jesucristo en Mateo 19. El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que se comprometen a amarse unos a otros para toda la vida. Consumar su matrimonio hace sexualmente de ellos "una sola carne" a los ojos de Dios. Las relaciones sexuales fuera del matrimonio heterosexual está prohibido de acuerdo a Romanos 1: 24,27; 1 Corintios 6: 9,11. Una boda realizada por un clérigo TLTF es un servicio de culto cristiano, y una celebración del compromiso matrimonial de la pareja que se correlaciona con la regla divina de Dios.

Creemos que hay esperanza para cualquier persona que lucha con la atracción hacia el mismo sexo, y que Jesucristo ofrece una alternativa de curación por el cual el poder del pecado se rompe y la persona se libera de experimentar su verdadera identidad en Cristo y en la comunión de el Cuerpo de Cristo. También creemos que los culpables de pecado heterosexual puede encontrar la curación, la libertad y el perdón como declarado en la Palabra de Dios. Jesús afirmó la dignidad de todos los seres humanos y extendió la mano con compasión a las personas y familias que sufren las consecuencias del pecado. Ofreció el cuidado ministerio y palabras de consuelo a las personas que luchan, mientras que la diferenciación de su amor por los pecadores de su clara enseñanza acerca de las prácticas pecaminosas. Como sus discípulos, se esfuerza The Living Verdad becas a seguir el ejemplo del Señor, ofreciendo su compasión a otros como Cristo.